En la misma posición de la tercera base, donde Chipper Jones hizo historia con los Bravos de Atlanta, Adonis García está teniendo cierta inconsistencia en sus primeros 18 juegos de la actual temporada en el béisbol de las Grandes Ligas.

El problema radica en que, García, de 32 años y tres temporadas de experiencia en MLB, está exhibiendo desniveles a la ofensiva. Veamos una comparación en sus métricas entre 2016 y 2017 durante los primeros 18 juegos:

2016: .317 / .394 / .381, HR y 6 remolcadas.
2017: .194 / .229 / .299, 2·HR y 6 remolcadas.

Ok, no es difícil reconocer la pérdida de promedio de Adonis, e incluso, el bajón en el porcentaje de embasado y el sluggings. Sin embargo, con la caída en el OPS de .775 a .527, ha conseguido un cuadrangular más y las mismas producidas. La respuesta a esto es que García le está pegando con más contundencia a la pelota, con un 32.8% por 29.8% en 2016, según www.fangraphs.com.


Teniendo seguridad de que los ponches no son exactamente la pérdida de productividad del cubano, ya que su tasa está en 15.7% este año, menos criticable que el 16.7% de su carrera y un 16.5% al cual fue obligado en 2016, démosle una hojeada a la capacidad de su swing en las últimas tres contiendas:

Seguramente usted ya lo ha identificado, y coincide conmigo en que el desajuste de promedio se le podría achacar probablemente a la poca capacidad de Adonis García para llevar la pelota hacia la banda opuesta (17.90%), con una tasa demasiado menor a la del 2016 (23.90%).

Una muestra ‘positiva’ dentro de los problemas de García hasta la noche del 24 de abril, va siendo la veracidad para batear hacia el centro del diamante, ahora el 46.40% de sus batazos, muy alto, teniendo en cuenta que el registro más interesante que tenía en esa estadística era el 41.80% de 2015.




Contactos en la zona de strike

1. En su carrera: .318 (127-de-397)
2. En 2017: .218 (7-de-32)

Contactos fuera de la zona de strike

1. En su carrera: .213 (84-de-393)
2. En 2017: .171 (6-de-36)

Como pueden evaluar, parte de la clave de García podría estar en aumentar su disciplina en el plato, pues está teniendo muchos turnos (52.37%) con pitcheos alejados de los tres tercios de la zona de strike.

Por ahora, y teniendo en cuenta que los ajustes que tiene que hacer el avileño son extremadamente urgentes, en esto no debería dejar de reparar:

-Dejar de lanzarse a hacer swing en los primeros envíos y buscar coordinación contra pitcheos en sinker, a los cuales ha pegado para .313 en su carrera, con cinco jonrones y 12 extra bases. En lo que va de campaña 2017, esos virtuosos numeritos se han desaparecido: .154 / .267 / .385.

Después de este análisis, les dejo dos preguntas para sus comentarios. ¿Podrá revertir sus malos momentos Adonis García?… ¿Terminará Jace Peterson jugando la antesala en Atlanta?
Son dos preguntas a menos del primer mes de temporada, pero vale la pena escuchar la polémica.