El juez nicaragüense José Alfredo Silva ha declarado culpables por el delito de tráfico de migrantes a 2 nicaragüenses y 1 cubano que fueron detenidos el 7 de mayo de 2016.


Para la justicia de Nicaragua quedó probado que el cubano Rodolfo Almira Romero, y los nicaragüenses Katy Junieth Rico Prado y German Fariñas Chavarría, lucraban con el tráfico de migrantes de nacionalidad cubana que llegaban a Nicaragua desde Colombia y recorrían un gran número de países de América Central en su camino hacia Estados Unidos.

Cada migrante debía pagar a los traficantes entre 1.000 y 1.500 dólares. El próximo 11 de julio se dará a conocer la sentencia definitiva y las penas impuestas a los traficantes. El Ministerio Público ha solicitado para el cubano ocho años y medio de prisión.