Una cubana residente en Miami asegura que fue discriminada por no hablar en ingles en una farmacia CVS.


Ana Almira dijo los problemas comenzaron cuando hizo una llamada a la farmacia para ordenar la receta de un medicamento. Según ella el empleado del CVS ubicado en el 6780 de la calle 40 del suroeste le dijo que tenía que hablar inglés.

Después de la llamada Almira se dirigió a la farmacia para confrontar al empleado, pero solo se escucha su voz.