Cuba tendría que gastar cerca de $ 2 mil millones al año para satisfacer sus necesidades de combustible si Venezuela detiene el suministro de petróleo a la isla.


Se estima que Cuba recibe de Venezuela alrededor de 80 000 barriles diarios de petróleo para cubrir la demanda lo que obligaría a la isla a gastar $ 5.2 millones por día al precio de mercado de $ 65 por barril.

La Asamblea Nacional, controlada por la oposición, ordenó recientemente una suspensión de los envíos de crudo a Cuba, que comenzó bajo un acuerdo para intercambiar petróleo por servicios médicos negociados por el difunto Fidel Castro y Hugo Chávez.

El gobierno de Estados Unidos advirtió que quienes se prestaran a trasladar petróleo venezolano a Cuba sufrirían las consecuencias.

Según el Miami Herald, Cuba ya está buscando fuentes de combustible en otros mercados como Rusia.