En 2020 disminuyó en un 36% la compra de alimentos provenientes de Estados Unidos por parte del régimen cubano, con respecto al año anterior. Según estadísticas divulgadas por el Consejo Económico y Comercial EEUU-Cuba (USTEC), la Isla pagó 163.354.728 USD por importaciones, mientras en 2019, la inversión fue de 257.659.479 dólares, recogió Diario de Cuba.


No obstante, la Mayor de las Antillas ocupó el puesto número 61 de los 226 mercados de exportación de alimentos de Estados Unidos a nivel mundial.

Sin embargo, USTEC reveló que la de 2020, fue la cifra más baja en importaciones desde 2002.

Durante 2020 la mayoría de las compras del Gobierno cubano correspondió a piernas de pollo congeladas, pagando por estas piezas un valor de 67.085.594 dólares estadounidenses.

Cuba invirtió también 52.541.842 dólares en carne de pollo congelada, y 23.449.751 dólares en muslos de pollo congelados.


Otros de los productos que compró el Estado cubano fue soya, por lo que pagó 7.953.290 dólares, maíz por un valor de 5.383.417 USD; pulpa de madera por 1.025.750; pasta de pollo por un costo de 541.437; y 4.399.968 dólares en fosfato de calcio.

Por otra parte, hasta noviembre de 2020, las exportaciones reportadas de España a Cuba descendieron alrededor de un 37%, con lo que el Gobierno de la Isla ingresó 595 millones de dólares, y gastó 106 millones en importaciones, estas últimas bajaron un 11.8%, de acuerdo con los datos públicos.

El último año ha sido uno de los peores en décadas para Cuba si de abastecimiento se trata. La situación económica y financiera del país en estos momentos es crítica, y la inflación que ha terminado produciendo el “ordenamiento monetario” del régimen, ha terminado poniendo a la población en un contexto más grave aún.