La Isla quiere establecer un mayor control sobre sus recursos estatales para la transportación de pasajeros en los taxis en ruta. Esta vez se trata de una moderna tecnología para supervisar que los chóferes cumplan con las rutas establecidas.


Para ponerlo en práctica la Empresa Nacional Taxis-Cuba ya introdujo la tecnología de Sistema de Identificación por Radio Frecuencia (RFID) que permite el monitoreo de las rutas de estos vehículos, aunque por el momento solo se aplicará en La Habana.

Así se dio a conocer en el evento Tecnologías de la Información en la Gestión Empresarial que organiza la Empresa de Aplicaciones Informáticas (DESOFT) y que este año se celebró en la provincia de Camagüey. Sin dudas, un encuentro más que necesario para Cuba quien ha comenzado a introducir la informatización en renglones claves de la economía.

La Empresa de Aplicaciones Informáticas cubana DESOFT se apoyó en la tecnología RFID para crear un sistema que ya está funcionando en la capital aunque todavía está en su primera fase. Es decir, se están llevando a cabo experimentos pilotos para luego expandir el sistema en todas las bases que controlan la circualción de taxisruteros en La Habana.

Sin embargo, la tecnología RFID no solo estará en función del control de los taxisruteros. Se prevé en un futuro aplicarla para el monitoreo automatizado de recursos y procesos en diversas ramas del sector industrial y social, según declaró a la prensa Reiniel Crespo, especialista de DESOFT en Camagüey.


¿Cuántas ventajas puede traer la tecnología RFID en Cuba?

Sin dudas muchísimas, pero lo primero es comprobar los resultados obtenidos en esta primera prueba piloto aplicada en los taxisruteros. A fin de cuentas no se trata solo de introducir una tecnología, sino de velar porque después no existan manipulaciones o alteraciones en los dispositivos que se coloquen en los vehículos.



Si todo funciona como se pretende, básicamente la tecnología RFID permitirá que por ejemplo se coloquen pequeños dispositivos en los taxis, que pueden ser incluso hasta pegatinas. Estos dispositivos contienen antenas que emiten y reciben señales de radiofrecuencia captadas por un lector RFID donde finalmente se pasan esos datos a un formato digital. Así se podrá saber por ejemplo el lugar exacto por donde está circulando un taxirutero, el tiempo completo que demoró en recorrer una ruta o si tomó otro camino que no fuera el establecido.

Cuba podría introducir esta tecnología también en la identificación y localización de artículos en las cadena de suministros, en las tiendas de materiales de la construcción, para evitar robos integrando los lectores de RFID con tecnologías de vídeo y sistemas de localización. Puede usarse también en el control de accesos a establecimientos, seguimiento de equipajes, monitoreo de camiones y remolques por solo poner algunos ejemplos.

La tecnología RFID ha demostrado que es sí es posible ordenar, controlar y distribuir mejor los recursos. Claro, para que eso suceda en la isla, Cuba tendrá que dar el salto hacia lo que representa una verdadera conectividad.

Tendremos que seguir de cerca cada año el evento Tecnologías de la Información en la gestión empresarial. Solo así estaremos más actualizados en relación a las herramientas digitales que se van creando en el país para garantizar la gestión empresarial y el desarrollo social.