Aeropuerto de La Habana. Foto: EQRoy / Shutterstock.com

Anuncia el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) de Cuba, que a partir del miércoles 6 de abril se flexibilizarán las regulaciones de Control Sanitario Internacional, que se han estado aplicando en los aeropuertos cubanos para poner freno a la propagación del coronavirus.


Eliminan a la entrada a la Isla, la presentación obligatoria de una prueba PCR o Test de antígeno negativos, realizados en el país de origen. Queda también eliminado el certificado de vacunación completo, que se exigía a los viajeros.

El MINSAP añade en su nota informativa que:

«Se mantendrá la toma de muestra para estudio de SARS CoV-2 (gratuito) de forma aleatoria a viajeros en los puntos de entrada al país, teniendo en cuenta la cantidad de vuelos, la entrada de embarcaciones y el riesgo epidemiológico que represente el país de origen»

Advierte la Institución de Salud, que si continuara el uso obligatorio de la mascarilla en todos los puntos de entrada al país, el distanciamiento social y la desinfección de las manos y superficies.

Explican que la flexibilización se hace a partir de «la situación epidemiológica internacional y nacional de la COVID-19 y los niveles de inmunización alcanzados». 


Cuba ha flexibilizado aspectos del control sanitario a pesar de que la mayoría de los países aún lo mantienen vigente, a pesar de que recientemente a finales del mes de marzo autoridades sanitarias reconocieron que en el país se registraba un ligero repunte de personas contagiadas con COVID-19 en una reunión gubernamental.