Durante el 2017 la tensa situación de los Derechos Humanos en Cuba ha llamado la atención de varios gobiernos que han denunciado ante organismos internacionales las constantes violaciones del régimen castrista sobre la libertad, reporta Martí Noticias.


“Hoy el gobierno cubano recurre en una medida menor, en comparación con épocas anteriores, a penas de prisión prolongadas para castigar a sus críticos. Pero las detenciones arbitrarias por períodos breves de defensores de derechos humanos, periodistas independientes y activistas han aumentado en los últimos años. Otras tácticas represivas incluyen golpizas, denigración pública y el despido”, dijo Human Rigths Watch en su informe anual de 2017 sobre los derechos humanos en el mundo.

Las represiones y actos de violencia son expuestos al mundo a través de las denuncias de activistas cubanos que están en la isla y que arriesgan su vida para exponer la situación del país.
En el mes de noviembre la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional registró al menos 302 detenciones arbitrarias temporales por motivos políticos.

Uno de los grupos que más hostiga el Gobierno cubano es a las Damas de Blanco, quienes han sufrido en carne propia la represión del régimen.

“La violencia contra la mujer se agudiza y se extiende a todo el país. Las damas de blanco son detenidas violentamente por oficiales militares del Departamento Seguridad del Estado (policía política), la Policía Nacional Revolucionaria, las Brigadas de Respuesta Rápida y otras organizaciones represivas del Ministerio del Interior, para impedir asistan a la Misa dominical y lleven a cabo la campaña #TodosMarchamos por la Libertad de los presos políticos”, señalaron las Damas de Blanco en una carta entregada en la Fiscalía General de la República en marzo.