Un Mercedes Benz blanco, cuya conductora manejaba erráticamente sobre una avenida en Doral, llevó a agentes del Servicio Secreto a descubrir un nuevo caso de robo de identidad a través de tarjetas de crédito.

Cuando la policía de Doral interceptó el auto sobre la Avenida 87, detuvieron a la conductora – identificada como Isabel Yero Grimón – debido a una orden de arresto emitida por un juez en Texas.

El arresto de Yero Grimón ayudó a los agentes del Servicio Secreto a vincular a la acusada a las tarjetas de crédito fraudulentas, según registros de la Corte Federal en Miami. Es el cuarto caso de robo de identidad con tarjetas de crédito o débito en surgir en los expedientes del tribunal federal de Miami en las últimas semanas.

El episodio refuerza la conclusión de las autoridades de que el sur de la Florida se ha convertido en uno de los epicentros de robo de identidad del país.


Un informe reciente de la Comisión Federal de Comercio (FTC) dice que el área del sur de la Florida es uno de los sitios donde se reciben más quejas del público sobre robo de identidad.

El caso vinculado a Yero Grimón comenzó el 18 de enero cuando detectives del Departamento de Policía de Doral avistaron al Mercedes blanco con placas de la Florida que se movilizaba erráticamente entre los carriles de la 87 Avenida con rumbo sur.

“Una verificación de la placa de la Florida indicó que la dueña del vehículo tenía pendiente una orden de arresto en su contra emitida en Texas”, dice la denuncia penal del caso presentada ante el tribunal por un agente especial del Servicio Secreto.

Una requisa del auto reveló la presencia de 19 tarjetas de crédito falsas así como un dispositivo USB para cargar y descargar archivos en computadora.

En el dispositivo, los agentes hallaron más de 100 números de tarjetas de crédito pertenecientes a otras personas, según la denuncia penal.

Hace unas semanas, otros tres casos de robo de identidad surgieron en los expedientes de la Corte Federal de Miami que involucraron a individuos en el sur de la Florida acusados de utilizar dispositivos electrónicos para obtener ilegalmente números de tarjetas crédito para clonarlas o para usarlas fraudulentamente.

(Con información de el Nuevo Herald)