No es una novedad lanzar una moneda a una fuente y pedir un deseo, pero hay algo particularmente romántico en hacerlo en la Fontana di Trevi de Roma, considerada la fuente barroca más hermosa de toda Italia.

La leyenda proviene de la película ganadora del Oscar de los años cincuenta «Tres monedas en la fuente», en donde las protagonistas lanzaban las monedas con el afán de volver a visitar Roma o encontrar un nuevo romance.

Aunque puede parecer una atracción turística tonta, millones de visitantes acuden al hito del siglo 18 cada año para participar en la tradición. De hecho, la fuente se llena tan rápidamente que los trabajadores de la ciudad de Roma barren su piso todas las noches para recoger el botín del día.

Durante el 2016 recaudaron 1,5 millones de dólares, según NBC News, dinero que ha sido enviado a Caritas, una organización sin fines de lucro católica que apoya causas alrededor del mundo relacionadas con la salud, el socorro en casos de desastre, la pobreza y la migración.