La célebre Torre Eiffel estará circundada por un muro de cristal cuya altura será de 2,50 metros para incrementar la seguridad, dentro del contexto de un dispositivo más abarcador y más “estético”.

“Vamos a sustituir las rejas metálicas en los ejes norte y sur de la torre por paneles de cristal, que permitirán a los parisinos y a los visitantes recuperar una vista agradable del monumento desde el Campo de Marte y el puente de Iena”, expresó, Jean-François Martins, funcionario de Turismo de la alcaldía parisina.

Habrá una “valla antibalas que rodeará la mayor parte de los jardines de la Torre Eiffel”, afirmó Bernard Gaudillère, presidente de la sociedad que gestiona el monumento.

“La situación de riesgo terrorista sigue siendo elevada en París y los lugares más expuestos, entre ellos la Torre Eiffel, necesitan medidas de seguridad especiales”, apuntó Martins.

“Estamos en la fase de llamado a ofertas”, explicó Martins, e informó que los Arquitectos de los Edificios (monumentos) de Francia están siendo consultados. “Desde el punto de vista de la inserción patrimonial, no se puede construir lo que sea”, apuntó.


“No al muro alrededor de la Torre Eiffel”, señaló por otra parte, el grupo comunista en el Consejo de París y aseveró que este plan “nos hace temer por la preminencia de una visión de la torre como un parque de atracciones, cuando preconizamos una Torre Eiffel como monumento histórico, patrimonial y arquitectónico”.