Encontrar viviendas asequibles en Miami es sumamente difícil y el problema afecta a toda la ciudad. Según un nuevo estudio, una de las complicaciones es que la crisis podría estar impidiendo que más pacientes con VIH / SIDA reciban tratamiento.

Según los datos de 9.500 residentes de Miami con VIH / SIDA, el 30 por ciento de los que estaban sin hogar o en viviendas permanentes tenían altas cargas virales, lo que sugiere que la estabilidad de la vivienda se correlaciona con mejores resultados de salud.


La estadística fue incluida en un informe de la nueva fuerza de trabajo del condado, Getting to Zero, que se convocó el año pasado después de Miami-Dade fue clasificado número uno en el país para las nuevas infecciones por el VIH.

«La vivienda y el transporte son factores extraordinariamente importantes que afectan a las personas que viven con el VIH / SIDA y que afectan su vinculación con el cuidado del VIH», dice el informe.

Miami recibe fondos federales específicamente destinados a alojar a personas con VIH / SIDA, pero a medida que aumentan los alquileres, se puede ayudar a menos personas. A partir del año pasado, se calcula que 10,787 de ellos necesitaban asistencia para vivienda, pero la ciudad fue capaz de entregar sólo 1.032 vales.

De acuerdo con una reciente encuesta del condado, el ingreso promedio de una persona que vivía con VIH / SIDA era de apenas $ 1,204 al mes, apenas lo suficiente para pagar un apartamento estudio y aún pagar por necesidades como alimentos y electricidad.


El 20 % de los encuestados dijeron que estaban en una vivienda impermanente: ya sea sin hogar, compartiendo con la familia o amigos, alquilando una habitación por semana o mes, o en otros cuartos de vivienda de transición.

Muchos dijeron que no tenían suficiente dinero para un depósito de seguridad más el alquiler del primer y último mes, mientras que otros no tenían crédito o mal crédito. Algunos dijeron que no tenían transporte para buscar vivienda.

Incluso aquellos que habían asegurado la vivienda presentaban complicaciones. Un 13 % dijo haber experimentado discriminación en base a su estado de VIH / SIDA, orientación sexual o estatus de ex delincuente, mientras que el 11 % dijo que su propietario había revelado su estado de salud a otros sin su consentimiento.

Por ahora, parece que el problema está empeorando antes de que mejore: debido a un cambio en la ley federal de vivienda el año pasado, Miami-Dade perderá $ 600,000 para ayudar a albergar a personas con VIH / SIDA, de acuerdo con el condado.

(Con información de New Times)