Miami es una ciudad espectacular, un clima privilegiado que hace al resto de Estados Unidos envidiarlo sobre todo en los meses de invierno. Todos quieren visitar Miami, pero como cualquier ciudad, vivir aquí puede significar una buena cantidad de molestias, aunque sea en cosas triviales.

Desde el tráfico hasta los precios de la renta, hay cosas que a todos los miamenses les gustaría (de vez en cuando) escapar.

1. La «Hora de Miami»

Flickr: Phillip Pessar

Es algo que los residentes en Miami no podemos explicar, pero si nos invitan a cenar a las 7 p.m., nos presentaremos a las 8 p.m. Con los aperitivos. Puede que aceptemos nuestros malos hábitos, pero si visitas otra ciudad recuerda que la puntualidad puede ser extrañamente refrescante … especialmente en los restaurantes, donde a una mesera no le toma 45 minutos recordar traer sus menús.


2. Parquear en Miami Beach

Conducir durante una hora para encontrar un estacionamiento más barato que el servicio de aparcacoches, y luego terminar pagando el servicio de aparcacoches porque se te hace tarde para tu reserva, es algo común en Miami Beach

Los parqueos en la calle en Miami Beach han subido dramáticamente en los últimos meses.

3. Conductores en Miami

Las luces intermitentes son opcionales. Cambiar de carriles como si fuera la única persona en US 1, incluso cuando es hora pico. Los conductores en Miami pueden hacer de tu mañana o tarde un mal día.

4. Tráfico en Miami

Construcción. Turistas. Construcción. Choferes malos. Construcción. Ese chófer de Uber que no puede encontrarte. Construcción. La razón es irrelevante: solo debes saber que si tratas de conducir a cualquier lugar, en cualquier momento, excepto a la 1 PM de un martes, estarás de bumper-to-bumper por lo menos durante una hora.

5. Construcciones que nunca acaban

¿Alguien sabe lo que están construyendo en el Palmetto y en el 836?

6. Todos pretendiendo tener dinero

Ese tipo con el Lamborghini vive con su abuela en West Kendall y paseará a tu perro por gasolina.

7. Precios del alquiler demasiado altos

La única manera de evitar pagar menos de $ 1,300 / mes por un apartamento de 600 pies cuadrados y 1 habitación (con una lavadora para todo el edificio) es mudarse a Hialeah. O en Homestead, donde el dinero que estas ahorrando en el alquiler va al dinero del combustible porque estas a 45 minutos de … cualquier cosa.

8. Las fiestas

Es divertido cuando visitas, pero cuando vives en un lugar donde la fiesta nunca se detiene, haciendo filas de turistas para pagar $ 20 por un vodka soda, uno se hace viejo rápidamente. Netflix y pijama los viernes, ¿No es cierto?

9. La jerga de Miami

Todos hablamos spanglish, inventamos palabras como «irregardless», y es común gritar aleatoriamente «dale». A veces, no todas las conversaciones deben sonar como una canción de Pitbull.

10. Eterno verano

Enviar fotos de la playa a nuestros amigos de la ciudad de Nueva York en enero, mientras ellos se ponen siete suéteres y un chaquetón para sacar la basura no tiene precio. Pero un poco de fresco no vendría mal.

11. Personas que hacen ejercicios todo el tiempo

Cuando vives en un lugar donde es temporada de playa durante todo el año, el gimnasio es una forma de vida. También significa que la mitad de tu feed de Instagram son solo amigos que encuentran alguna excusa para mostrarte que hacen CrossFit.