La Corte Suprema de Florida ha retrasado indefinidamente la ejecución de un recluso condenado a muerte que estaba programado para morir la semana próxima por apuñalar fatalmente a una mujer de 63 años en 1992.

El tribunal falló unánimemente el viernes para suspender la ejecución de José Antonio Jiménez, que estaba programada para el martes, 14 de agosto.

Su abogado Martin McClain dice que el tribunal considerará el método de ejecución de la inyección letal y la información de los expedientes de la Policía de North Miami sobre cómo se obtuvo la evidencia.

Jiménez, de 54 años, fue condenado a muerte por matar a Phyllis Minas en su apartamento de North Miami en 1992.


El Departamento de Correcciones del estado dice que ha habido 27 ejecuciones desde que el gobernador Rick Scott asumió el cargo en 2011. Eso es lo máximo de cualquier gobernador de Florida desde que se reinstauró la pena de muerte en 1976.