Edificio en Surfside. Foto: Miami Herald / Cuba en Miami

Un contratista que visitó el edificio colapsado dos días antes de la tragedia descubrió rajaduras y daños debajo de la piscina según un reporte del Miami Herald.

“Había agua estancada en todo el estacionamiento”, dijo el contratista, que pidió no ser identificado, al Miami Herald.


El contratista que visitó el edificio buscaba hacer una propuesta para una restauración cosmética de la piscina cuando vio la magnitud de los daños. El dijo que le llamó la atención la falta de mantenimiento en el nivel inferior. La cantidad de agua en Champlain Towers parecía tan inusual que el contratista se lo mencionó a un miembro del personal del edificio, José, quien le estaba mostrando los alrededores.

«Pensó que eran problemas de impermeabilización», dijo el contratista sobre el miembro del personal. «Pensé para mí mismo, eso no es normal». Dijo que José le dijo que bombeaban la sala de equipos de la piscina con tanta frecuencia que el edificio tenía que reemplazar los motores de la bomba cada dos años, pero nunca mencionó nada sobre daños estructurales o grietas en el concreto de arriba.

En la sala de equipos de la piscina, ubicada en el lado sur del garaje subterráneo, el contratista vio otro problema: varillas corroídas expuestas y corroídas en la losa de concreto de arriba.

En el 2018 un reporte de una consultora había encontrado daños a la estructura del edificio y errores en su construcción.