El chequeo de identidad a los pasajeros de un vuelo doméstico de la aerolínea Delta a su llegada a New York el pasado día 22, solo tuvo de inusual que se realizó a todos, según una serie de notas publicadas hoy por un portal hispano de noticias.


De acuerdo con la fuente, los agentes buscaban a un individuo con una orden judicial de deportación cuyo traslado desde la ciudad de San Francisco estaba programado para ese día y que respondía a los delitos de violencia doméstica, conducción bajo los efectos del alcohol y violación de una orden de protección. Sin embargo, la acción provocó que varios pasajeros cuestionaran su legitimidad.

Uno de los abogados consultados por la publicación aclara que no es la primera vez que se verifica la identidad de pasajeros en vuelos nacionales, ya que el tema de la Seguridad Nacional es muy importante y válido en los aeropuertos, aunque no sean una frontera. A los pasajeros se les chequeó la identidad, no el estatus migratorio, añadió.

Consultado sobre la 4ta Enmienda de la Constitución, otro abogado dijo que “no se aplica en casos de deportación porque no se trata de un proceso penal, sino civil”.