Crucero entrando al puerto de La Habana (foto de pixabay)

El Secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció hoy que Cuba sería incluida nuevamente en la lista de países que patrocinan el terrorismo.


Cuba fue retirada de la lista en el 2015 como parte del acercamiento de Obama con la isla, antes de eso formaba parte de ella desde 1982.

La incursión de Cuba en la lista del Departamento de Estado tiene consecuencias directas para la dictadura sobre todo en lo que respecta a sanciones. La prioridad de imponer sanciones a Cuba por parte de la administración y el Congreso de estados Unidos será ahora mucho más elevadas volviéndose un blanco sobre todo para cortar aún más los fondos a la isla.

La designación desencadena sanciones unilaterales por parte de los EE. UU. que incluyen la prohibición de la exportación y venta de armas; la imposición de restricciones financieras y de otro tipo, así como la prohibición de la asistencia económica; y restricciones a las exportaciones de artículos que el país puede utilizar para mejorar su capacidad militar o su capacidad para apoyar el terrorismo.

En los viajes entre ambos países también se podrían ver más restricciones con menos vuelos y límites a las aerolíneas estadounidenses. Los pasajeros que viajen con pasaporte cubano podrían también enfrentar más controles en los aeropuertos o vuelos que se dirijan a Estados Unidos.


La designación es una de las últimas de una serie de movimientos de último minuto que está haciendo la administración Trump antes de que Biden asuma el cargo el 20 de enero.