diaz-balart-ileana-rossLos congresistas cubanoamericanos reaccionaron a la apertura de las embajadas en Cuba y Estados Unidos y criticaron a la administración Obama.

«Hoy en día vemos la consumación de un paso más en la política fallida del presidente Obama de apaciguar dictadores brutales que amenazan los intereses estadounidenses» dijo Mario Díaz-Balart en un comunicado.


«La embajada de Cuba en Washington no representará al pueblo cubano. El pueblo cubano no ha elegido a los Castros como sus líderes. La embajada de Cuba representará al cubano de los servicios militares y de inteligencia y a perpetuar los abusos de derechos humanos en contra del pueblo. Supuestamente para ayudar al pueblo cubano a que logre su libertad de las autoridades cubanas, el presidente Obama lo que hace es reforzar a sus opresores. El régimen de Castro no es el pueblo cubano. Deberíamos tener un presidente que supiera la diferencia» continuo Díaz-Balart.

Por su parte la Congresista Ileana Ros-Lehtinen, Presidente del Subcomité del Medio Oriente y África del Norte, hizo la siguiente declaración:

“En las últimas dos semanas, el Presidente Obama le extendió un recibimiento de “alfombra roja” en la Casa Blanca al líder del partido comunista de Vietnam, negoció un acuerdo peligroso con el régimen iraní y ha tomado medidas para legitimar aún más al régimen tirano de la Habana.

«Los opresores del pueblo cubano no dudarán en utilizar esta ‘embajada’ como un centro de espionaje, tal cual como se ha hecho en el pasado para amenazar a nuestro país. Justo ayer, la Seguridad del Estado cubana arrestó a líderes pro-democráticos incluyendo a la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, ilustrando continuamente como los hermanos Castro han sido alentados por las oberturas del Presidente Obama».


«Mientras los activistas de derechos humanos son aprisionados y encarcelados por clamar por libertad y justicia, la Administración Obama se regocija y se hace de la vista gorda al abrirse hoy las embajadas».

“Espero trabajar con mis colegas en el Congreso para bloquear el financiamiento para la expansión de la embajada de los EEUU en Cuba y para detener la confirmación de un embajador de los EEUU a la isla. Sin importar los pasos que se tomen, es innegable que hoy es un día triste para la seguridad nacional de los EEUU y los derechos humanos alrededor del mundo.”

Los congresistas se han opuesto a la política de Obama desde el mismo 17 de diciembre del 2014 cuando se hizo el anuncio.