Congresistas cubanoamericanos buscan obtener protagonismo nuevamente con la administración Trump después de 8 años en el olvido bajo el gobierno de Obama.

«Hemos tenido más conversación con la gente de alto nivel de Trump acerca de Cuba, que lo que tuvimos en ocho años con los funcionarios de la administración de Obama», dijo el congresista cubanoamericano Díaz Balart a The Associated Press.

«Todo va a ser muy diferente», vaticinó el representante republicano Carlos Curbelo, quien lamentó que el gobierno de Obama no consultara «ni en una sola ocasión» con él, Díaz Balart o sus otros dos colegas, Ileana Ros Lehtinen y Marco Rubio. «Es un cambio drástico», dijo.

Expertos en el tema Cuba avizoran que Trump encomendará a esos legisladores buena parte de la política hacia Cuba, sin importar las diferencias previas de algunos, como Ros Lehtinen y Curbelo, que públicamente dijeron que no votarían por él.

Los legisladores cubanoamericanos han sido muy críticos de Obama por el acercamiento con Cuba y han pedido cambios a la ley de ajuste cubano.