Un par de activistas notaron que el congresista de origen cubano Carlos Curbelo estaba en su vuelo de regreso al Aeropuerto Internacional de Miami desde Filadelfia el sábado pasado y publicaron una transmisión en Facebook mientras perseguían al congresista republicano y le hicieron todo tipo de preguntas importantes sobre la política de inmigración estadounidense.


En respuesta, Curbelo dijo algunas cosas, incluyendo que él cree que los solicitantes de asilo (que están buscando inmigrar legalmente) merecen ser detenidos en las instalaciones de la prisión mientras esperan una cita en la corte. También se negó a dejar de recibir donaciones de contratistas de prisiones privadas como GEO Group de Boca Raton porque «necesitamos empresas que dirijan los centros de detención».

«No estoy a favor de permitir que alguien que aparece con un niño en la frontera sea liberado», dijo Curbelo en la cámara. «No estoy a favor».

«¿Pero por qué?» una persona que filma pregunta.


Antes de que Curbelo responda, alguien nota que uno de los amigos de los viajeros está grabando y le pregunta si «le importaría dejar de grabar por favor».

«No», responde la persona que está filmando.

«No se puede simplemente invitar a todos a venir», continúa Curbelo.