La recién electa congresista Alexandria Ocasio-Cortez, quien se define a sí misma como una demócrata socialista, destapo la hipocresía de sus colegas en el Congreso relación a la salud y el costo de los seguros médicos.

«Como camarera, tuve que pagar más de DOS VECES lo que pagaría como miembro del Congreso» dijo en relación a las opciones de salud a las que tiene derecho como Congresista.

«En mi incorporación al Congreso, puedo elegir mi plan de seguro. Como camarera, tuve que pagar más de DOS VECES lo que pagaría como miembro del Congreso. Es frustrante que los congresistas nieguen a otras personas la asequibilidad que ellos mismos disfrutan.» dijo mientras pedía Medicare para todos.

Los miembros del Congreso de Estados Unidos tienen un plan especial de ObamaCare llamado «gold-level Obamacare» y reciben subsidios federales que cubren el 72 por ciento del costo de las primas, subsidios federales que dé más está decir vienen de los impuestos que pagamos todos los estadounidense y no estadounidenses que residen en el país.

Los miembros del Congreso y su personal «pagan aproximadamente el 28 por ciento de sus primas anuales de salud a través de deducciones de nómina antes de impuestos». También tienen acceso a la «atención gratuita o de bajo costo» a través de la Oficina del Médico a cargo, así como a la «atención gratuita ambulatoria médica en las instalaciones militares» en el área de D.C.

Antes de ObamaCare los congresistas tenían un plan conocido como Programa de Beneficios de Salud para Empleados Federales (FEHBP) que era aún más beneficioso para ellos que el actual que ya es muy bueno.