El Departamento de Justicia informó en un comunicado que el Gobierno de los Estados Unidos ha creado un programa de 8,5 millones de dólares para ayudar a las víctimas de la matanza de Orlando (Florida). Esta ayuda será entregada este miércoles a la fiscal general de Florida, Pam Bondi.


«Con esta donación reafirmamos el compromiso del Departamento de Justicia con el pueblo de Orlando, las familias de las víctimas y todos los que ayudan a los afectados por este atroz crimen», afirmó en el comunicado el fiscal general Jeff Sessions.

El ataque ocurrió la madrugada del 12 de junio de 2016 en la discoteca gay «Pulse», cuando Omar Mateen, un guardia de seguridad que había jurado lealtad al EI, entró en la discoteca fuertemente armado, asesinó a 49 personas e hirió a 53. Fue abatido por las fuerzas especiales de la Policía de Orlando.

Marilyn McCoy Roberts, directora de la Oficina para Víctimas del Delito señaló que el fondo de 8,5 millones de dólares servirá para ayudar psicológicamente a las víctimas, testigos y personal de emergencias que se vieron afectados por el ataque.