Un chofer de Uber del sur de la Florida fue arrestado el martes después que recogió a una mujer en un festival de música, la llevó a su casa y una vez dentro, la violó.


El hombre amenazó con matarla si le contaba a la policía lo sucedido y la obligó a beber su orine, según un reporte policial.

El noticiero Local 10 News reportó que Gary Kitchings, de 57 años, enfrenta varios cargos, entre otros de secuestro, agresión sexual y allanamiento de una casa habitada.

De acuerdo con un informe de la policía de Jupiter, la mujer regresaba a su casa en un viaje de Uber tras ir al SunFest en el downtown de West Palm Beach cuando el conductor, que posteriormente fue identificado como Kitchings, comenzó a coquetear con ella.

La mujer le declaró a la policía que Kitchings le tocó una pierna y trató de subirle la falda, pero ella le empujó la mano y le dijo que se detuviera.


La mujer argumentó que trató de saltar del vehículo en marcha una vez en la autopista, pero la puerta estaba cerrada.

Kitchings la vio intentando escapar y le dijo que tenía una pistola en el asiento, amenazándola con matarla si no hacía lo que él quería, se dice en el reporte.

La mujer le declaró a la policía que Kitchings la forzó a practicarle sexo oral y tras orinar la hizo tomarse su orina.

Cuando llegaron a la casa de la víctima, la mujer salió corriendo del auto tratando de entrar, pero Kitchings la persiguió, la agarró por el brazo y le empujó dentro de la vivienda.

La mujer gritó pidiendo ayuda, pero Kitchings cerró la puerta y le dijo que «la iba a matar a ella y a sus perros si no se callaba», se señala en el informe policial.

La mujer, creyendo que Kitchings tenía una pistola debajo de la camisa, cumplió con las órdenes, despojándose de la falda y practicándole sexo oral una vez más. Después, Kitchings la violó sin usar un condón.

Antes de irse, Kitchings le dijo que iba a regresar a matarla si le decía a alguien lo que había pasado.

De cualquier modo, la mujer llamó al 911 y le dijo a la operadora: «Me acaban de violar» y que se iba a encerrar en su dormitorio «en caso que el hombre volviera».

Kitchings fue detenido y llevado a la cárcel del Condado Palm Beach sin derecho a fianza.

«Lo que la pasajera narró es sumamente perturbador», dijo Uber en una declaración que entregó al canal Local 10 News. «El chofer fue sacado del app que tenemos».

(Con información de el Nuevo Herald)