(EFE).- Fidel López, un joven de 26 años, fue condenado este jueves a cadena perpetua en Florida por asesinar a su esposa en 2015 después de que esta pronunciara el nombre de su exmarido mientras tenían sexo.

López se había declarado culpable en un tribunal de la localidad de Fort Lauderdale (sureste de Florida) del delito de asesinato en primer grado por la muerte de María Nemeth, un acuerdo de culpabilidad con el que buscaba evitar la pena capital.

López renunció a apelar la sentencia y aceptó no ser elegible para los beneficios de la libertad condicional.

El asesinato se produjo en septiembre de 2016, en un condominio de la ciudad de Sunrise, y fue el propio Fidel López llamó a las autoridades.


La Policía encontró a la esposa tendida desnuda en el suelo del cuarto de baño sobre un gran charco de sangre.

López dijo que habían bebido tequila y tuvieron «sexo duro», pero luego confesó que la asesinó en un ataque de ira.