La Asamblea Nacional de Cuba aprobó este sábado con unanimidad el borrador final de la nueva Constitución cubana el cual será llevado a referendo en febrero, reportó la agencia de noticias EFE.


La votación por parte de los 583 diputados se produjo de forma unánime.

La constitución mantiene a Cuba como una economía centralmente planificada gobernada por un solo Partido Comunista que ahora reconoce la propiedad privada por primera vez, y la necesidad de inversión extranjera, pero a su vez pospone la aprobación del matrimonio gay.

Esteban Lazo convocó a la votación final para el domingo 24 de febrero. En dicha fecha los cubanos deberán ratificar la nueva constitución. “La ley de leyes se considerará ratificada si lo hace la mayoría de los ciudadanos”, aclaró Lazo.

La nueva Constitución cubana quedó conformada por 229 artículos, 11 títulos, dos disposiciones especiales, 13 transitorias y dos finales.


Al cerrar la Asamblea Nacional, el presidente Miguel Díaz-Canel dijo que los desafíos económicos de la isla, que incluyen una débil tasa de crecimiento de 201 por ciento en 2018 y un crecimiento similar esperado el próximo año, requerían la aceptación de empresas privadas, empresas conjuntas público-privadas y cooperativas que trabajaran juntas. De esta forma se comprometió a luchar contra la malversación y la corrupción generalizadas del sector público.

«Hemos convocado una batalla y la libraremos, una batalla ética contra la corrupción, la ilegalidad … y la indisciplina social», dijo.

No mencionó el sistema único de dos monedas en el país que crea ineficiencias y distorsiones que se consideran como uno de los problemas económicos más graves de la isla. Castro calificó la unificación monetaria como una prioridad urgente antes de dimitir en abril, pero el tema apenas se ha mencionado desde que asumió Díaz-Canel.