Como lo ha hecho todos los años desde 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas votó abrumadoramente el jueves a favor de una resolución que pedía levantar el embargo de los Estados Unidos contra Cuba, a pesar de un movimiento de los Estados Unidos para intentar enfocar el historial de derechos humanos de Cuba.

La votación fue 189-2 a favor de la resolución. Sólo los Estados Unidos e Israel votaron en contra, confirmó el Miami Herald.

Antes de la votación, hubo un debate sobre ocho enmiendas propuestas por los Estados Unidos que criticaron el historial de Cuba en materia de derechos humanos y la falta de libertades civiles en la isla. Todas las enmiendas fueron derrotadas por amplios márgenes con solo tres delegaciones —los Estados Unidos, Israel y Ucrania— votando consistentemente por ellas. Las Islas Marshall se unieron a ellos en una votación de enmienda.

Algunas delegaciones dijeron que no se oponían al contenido de las enmiendas, pero dijeron que votaron en contra porque la votación sobre el embargo no era el lugar apropiado para su introducción.


«No hay ganadores aquí hoy. Solo hay perdedores. Las Naciones Unidas han perdido «, dijo Nikki Haley, embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas. «La mayoría de todos los cubanos han perdido y se les deja una vez más a los brutales caprichos de la dictadura de Castro».

Pero en su presentación, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, dijo que el bloqueo «sigue siendo el principal obstáculo para las aspiraciones de bienestar de varias generaciones» de los cubanos.

Desde que se introdujo por primera vez la resolución respaldada por Cuba, los estados miembros de las Naciones Unidas la han aprobado por un margen abrumador. El mayor número de votos que obtuve en contra fue cuatro, incluidos los de Estados Unidos e Israel, que siempre ha votado a la perfección con los EE. UU.

La única vez que Estados Unidos no emitió un voto negativo fue en 2016, durante la apertura de la administración de Obama hacia Cuba, cuando Estados Unidos e Israel se abstuvieron. Durante sus comentarios, varias delegaciones expresaron la esperanza de que Estados Unidos y Cuba pudieran trabajar juntos para reparar un acercamiento que comenzó bajo la administración de Obama, pero que se ha marchitado desde que el presidente Donald Trump asumió el cargo.

En un tweet publicado la noche del miércoles, la misión de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas posicionó la votación como una opción sobre quién tiene la base moral. «Cada año, Cuba presenta una resolución que culpa a la pobreza, la represión y la falta de libertad de Cuba en los Estados Unidos. Mañana, los Estados Unidos escucharán lo que tenemos que decir al respecto y los países tendrán que votar entre Cuba y los Estados Unidos. ¿Quién votará con nosotros?».

En otro tweet, la misión preguntó: «¿Qué países se negarán a denunciar su práctica [de Cuba] de detención y tortura de presos políticos?»

Rodríguez dijo antes de la votación que a Cuba no le preocupaba el resultado. «Estamos seguros de que las enmiendas serán rechazadas y que la resolución recibirá un apoyo mayoritario abrumador como ha ocurrido en el pasado», dijo. «No creemos que nadie en el pasillo compre este intento de engañar».

La votación tuvo lugar el mismo día que el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton estuvo en Miami. Se espera que Bolton, quien aparecerá en la Torre de la Libertad apenas unos días antes de las elecciones de medio término, describa los planes de la administración Trump para aumentar la presión sobre Cuba, Venezuela y Nicaragua.