El despachador del 911 oyó los planes de dos individuos que planificaban robar un restaurante en Kentucky ya que uno de los implicados llamó accidentalmente a dicho número de emergencia, y por si esto no fuera suficiente, dentro del establecimiento que se proponían robar estaba el jefe de la policía.

Robert Bourne y David Grigsby coautores de los planes de atraco, mientras esperaban en su vehículo estacionado en el Brother´s BBQ, alguno de los dos conectó la llamada con el 911 de manera accidental.

La policía buscó en el estacionamiento y encontró a los dos hombres, uno de ellos aún con la máscara puesta.

Los fiscales que llevan el caso están trabajando, buscando la posibilidad de que existan otros cargos.