hqdefault

Alrededor de $2,000 costó un viaje de 1,000 millas a Louisiana que realizó el comisionado de Miami-Dade Javier Souto.


Souto estuvo acompañado por un agente de la policía de Miami-Dade, quien sirvió de chofer en el viaje de cuatro días.

El comisionado dijo que él tenía derecho a seguridad cuando salió en julio en un viaje en auto de 14 horas, con dos asistentes, rumbo a la feria ganadera All-American National Junior Brahman en West Monroe.

Souto fue allí a promover la exposición agrícola de Miami-Dade, uno de los proyectos favoritos del Distrito 10 para el comisionado.

El ex senador estatal dijo que por lo general él viaja con un miembro del personal de ujieres armados de la comisión. Pero dio como pretexto preocupaciones adicionales en el caso del viaje a West Monroe, porque este tuvo lugar justo después de una emboscada fatal a tres agentes de policía a unas 200 millas de distancia en Baton Rouge.


Escoltas armadas para comisionados no le pareció muy bien al jefe de un grupo de control de la Florida que se enfoca en lo que considera gastos gubernamentales excesivos.

Dominic Calabro, presidente de Florida Tax Watch, dijo que no podía imaginarse por qué un comisionado que viajara a otro estado podría considerar su seguridad en peligro, y mucho menos que eso mereciera protección policial.

“¿Corre tanto peligro su vida?”, dijo Calabro sobre Souto. “Si tiene tanto miedo, no debería ir al evento. Eso está fuera de todo sentido común”.

Conducir de Miami a West Monroe toma alrededor de 15 horas sin paradas, de acuerdo con Google Maps. Souto dijo que entre los cuatro se las arreglaron para llegar allí algo antes, pues hicieron el viaje en 14 horas. Souto, veterano de Bahía de Cochinos, dijo que él dejó que los más jóvenes manejaran por él.

“Tengo 77 años de edad”, dijo Souto, cuyos 23 años en la Comisión lo dejan empatado con Dennis Moss como los miembros más antiguos. “Estoy vivito y coleando, pero ya no tengo 25 años”.

Para Souto, la seguridad es una preocupación lo suficientemente grande como para que tenga un permiso de portar armas ocultas y dijo que a menudo viaja con una pistola en su auto. Pero afirmó que su arma quedó en Miami para el viaje a Louisiana, porque Roan estaba allí para protegerlos.