A pesar de las protestas de algunos residentes en la Pequeña Habana y el vecindario de Shenandoah una iglesia de 75 años de historia está siendo derribada para dar paso a un complejo de apartamentos.


Se trata de la Iglesia Presbiteriana de Shenandoah ubicada en la calle ocho entre las avenidas 21 y 22.

La cúpula del lugar tiene historia y sus paredes pudieran contar muchas más. En 1927 un reverendo quiso  establecer una iglesia en la Calle 8 y así fue como se construyó la iglesia Presbiteriana de Shenandoah. A lo largo de 24 años, un grupo de 17 creyentes se transfromó en una congregación de 1600 miembros con una escuela de religión con 1200 alumnos.

«Estamos muy tristes porque nosotros recogimos 5 mil firmas para tener nuestro meeting. El 3 de septiembre lo cancelaron por el huracán y lo prolongaron a octubre, pero nunca sucedió», dijo a Telemundo51 Joy Boleda, residente de Shenandoah.

Así sin previo aviso comenzó la demolición.


El historiador de Miami, Paul George explica como la iglesia se transformó al igual que la ciudad. «Uno de los hijos del fundador le abrió las puertas a la comunidad nicaragüense, ayudándolos durante el éxodo de los 80 e invitándolos a la iglesia y se formó una nueva congregación».

Los residentes esperaban que la Preservación Histórica de la Ciudad de Miami pudiese valorar el lugar y declararlo histórico para evitar su destrucción pero la demolición comenzó sin permitir tiempo para ello.

George explica que designar un lugar como histórico «es un proceso largo y complejo. Cualquier residente puede llevar evidencia y testimonio ante la junta». Pero nos dice que en este caso comenzaron muy tarde, la iglesia no tenía designación histórica y el urbanizador tenía los permisos necesarios para comenzar la demolición. 

De acuerdo a Telemundo51, Altman Construction compró la iglesia y el terreno de 1.96 acres el pasado julio, le pagó a lo que era Casa de Vida y Bendición 7 millones de dólares para construir este edificio de 229 apartamentos llamados Altis Little Havana.