Imagen de archivo

Autoridades sanitarias en China han comenzado a realizar pruebas anales de coronavirus mediante la utilización de hisopos en la cavidad anal, compartió el sitio médico WebMd.


Las pruebas anales se están utilizando hasta ahora solo en grupos selectos, principalmente casos de alto riesgo y personas en cuarentena.

Según publica el ‘The Washigton Post’ las autoridades del país asiático han comenzado a tomar muestras anales de las personas que residen en los barrios de Pekín con más casos de Covid 19.

Según el subdirector del departamento de enfermedades respiratorias e infecciosas del Hospital You An de Pekín, Li Tongzeng, este tipo de test aumenta la tasa de detección de personas infectadas. Los rastros del virus de las personas contagiadas que están el ano pueden perdurar más tiempo que en las vías respiratorias, según describe Tongzeng, por lo que pueden ser más efectivos.

El uso de hisopos anales es limitado porque es invasivo e inconveniente. Si no se puede obtener una muestra de materia fecal, se inserta en el ano un hisopo de algodón empapado en solución salina de aproximadamente 1 a 2 pulgadas de largo y se analiza la muestra para detectar rastros activos del virus.


El verano pasado, Future Medicine publicó una investigación de científicos chinos sobre un pequeño número de pacientes con COVID. En algunos casos, las personas dieron negativo en las pruebas de COVID en la garganta y saliva, pero dieron positivo con hisopos anales.

“Proponemos hisopos anales como la muestra potencialmente óptima para la detección del SARS-CoV-2 para la evaluación del alta hospitalaria de pacientes con COVID-19”, escribieron los científicos.

Pero no todos los científicos apoyan la práctica de usar hisopos anales.

Yang Zhanqiu, patólogo de la Universidad de Wuhan, dijo al Global Times que los hisopos nasales y de garganta siguen siendo las pruebas más eficientes porque el coronavirus se contrae a través del sistema respiratorio, no del sistema digestivo.