La papa, ese preciado tubérculo que en Cuba desaparece y nadie sabe cuándo vuelve a aparecer, se comenzó a distribuir papa en varios municipios de La Habana, pero racionada mediante la libreta de abastecimiento.

Los consumidores sólo podrán adquirir un total de diez libras distribuidas en dos entregas de 4 y 6 libras respectivamente según reporto CubaNet.org.

La distribución racionada ha provocado malestar en la población sobre todo porque ven que parte del producto termina en el mercado negro.