Catorce años después de aparecer de una manera misteriosa en una de las islas remotas del Parque Nacional Dry Tortugas en los Cayos de Florida, un cocodrilo bautizado como “el más solitario del mundo” tiene un nuevo hogar.


Acostumbrado a los turistas que llegaban al parque cargados de comida, guardaparques y otros funcionarios del estado, el pasado domingo enlazaron a Cleatus, un cocodrilo americano en la lista de especies amenazadas, y lo sacaron de la fosa bajo un puente que conecta con el Fuerte Jefferson en donde frecuentemente se escondía.

Le cerraron el hocico con una cinta plástica y lo metieron en un hidroavión que lo estaba esperando mientras un grupo de turistas miraba la curiosa operación. El lunes en la mañana, después de despertar del tranquilizante que le pusieron, el animal fue liberado en el Parque Nacional Everglades en West Lake, cerca de Main Park Road.

“No fue una decisión apresurada”, dijo Glenn Simpson, administrador del parque. “Tomamos en cuenta dos aspectos muy importantes, y son la seguridad de los visitantes, y seguridad del cocodrilo y su salud en general”.

Hace seis meses los guardaparques decidieron empezar a seguir sus movimientos, un seguimiento similar al que le hacen a los osos agresivos en los parques en el oeste del estado.


Entonces hace una semana y media, un pescador estaba usando una carnada para atraer a Cleatus y el animal se movió rápidamente en dirección a ella, lo que causó alarma para los guardaparques, dijo Simpson.

El viernes pasado, el parque le pidió permiso al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. para reubicar al animal, dijo Ken Warren. La agencia debe aprobar cualquier acción ya que el cocodrilo es una especie amenazada.

Los biólogos del parque recomendaron mover a Cleatus a West Lake en donde se han visto otros cocodrilos y hay pantanos con manglares que son más acogedores para estos animales. Aunque no le están haciendo seguimiento, Cleatus tiene una etiqueta con el número 6 que permitirá a los guardaparques identificarlo, dijo Simpson.

(Con información de el Nuevo Herald)