El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, enfrentó otra protesta el martes de activistas a favor de los derechos de los inmigrantes, de residentes del condado y hasta de miembros de la comunidad musulmana, quienes se manifestaron en contra de su decisión de implementar una nueva medida del presidente Donald Trump de colaborar con la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) en casos de extranjeros indocumentados que sean arrestados.

La coalición de Miami Fights Back dijo que la semana pasada, el alcalde se unió a la campaña de “deportación masiva de Donald Trump. Al hacerlo, el alcalde Giménez está dando la espalda a más de la mitad de los residentes del condado que son inmigrantes – incluyendo a los cubanos que han perdido su estatus especial de refugiado y potencialmente a miles de haitianos cuya condición de TPS expirará pronto.

Esa coalición incluye a inmigrantes, organizaciones políticas y laborales, incluyendo WeCount!, FLIC, SEIU Florida, Partido Demócrata de Miami-Dade, American-Islamic Relations Florida, United Families, Women Working Together USA, iAmerica Action, United We Dream, CCCA y Nueva mayoría de la Florida.

“Mientras que las acciones del alcalde Giménez pueden congraciarlo con el gobierno de Trump, sus acciones tendrán efectos devastadores en las familias que pronto pueden verse desgarradas o detenidas indefinidamente. Como vimos en la Orden Ejecutiva de este fin de semana contra los residentes permanentes , el Alcalde también está estableciendo un precedente peligroso que puede abrir la puerta a acciones antiinmigrantes aún más expansivas”, alertó la organización en un comunicado.


Giménez dijo el viernes pasado que los residentes de Miami-Dade no deben temer “ninguna persecución o cacería de indocumentados”.

De acuerdo con la medida de Trump, las autoridades carcelarias mantendrán a los inmigrantes detenidos a disposición de los agentes de inmigración por un período de 48 horas sin pedirle al gobierno federal que les remunere por el dinero que ese arresto representa.

Si en ese lapso de tiempo, las autoridades de inmigración no se hacen cargo de su custodia y esos inmigrantes no tienen ningún motivo para permanecer presos, serán liberados, explicó Hernández.

(Con información de el Nuevo Herald)