Circus Lena en Miami

Leo Ramos, cubano que cumplió su sueño de crear un circo en Estados Unidos, país donde reside, dijo a Radio Martí que estuvo cerca de tocar fondo con su compañía por causa de la pandemia del coronavirus, pero la comunidad de cubanos en Miami lo salvaron.


Circus Lena, también ofrece funciones a niños que llegaron a Estados Unidos sin la compañía de sus padres, este miércoles la compañía circense de Leo ofreció una función para 126 niños de Hialeah, en el centro comercial Westland, en la esquina de las calles 49 y 16.

“Son 126 niños que han cruzaron la frontera sin sus padres y llevan poco más de un año en centros del sistema de inmigración y por primera vez tendrán la oportunidad de disfrutar sin restricciones de un acto de entretenimiento regular”, “Todos somos emigrantes, pudieron ser mis hijos o yo, porque todos salimos de nuestro país en busca de una vida mejor”, dijo Leo.

Leo Ramos, es natural de La Habana, del barrio de Luyanó en el municipio de 10 de Octubre, desde la edad de 6 años comenzó a prepararse dentro de la actividad circense, llegó a Estados Unidos en el año 2018, su primer trabajo en ese país fue en una fábrica, a los tres años de su llegada a Estados Unidos se incorporó a una compañía circense como acróbata.

Cuenta Leo que contrató su primera carpa hace más de un año, pero la pandemia impidió su primera función:

«Nos quedamos sin nada, prácticamente en la calle, porque habíamos vendido nuestra casa en Las Vegas para comprar lo necesario para el circo. No teníamos un lugar para aparcar los camiones, una locura»


 Dice Leo a Radio Martí que estuvo a punto de tocar fondo pero Miami y la comunidad cubana lo salvaron, afirmando que los cubanos: “Respondieron al 100”, “Nos sentimos muy cómodos trabajando en Miami, sobre todo para el público de Hialeah”