Un grupo de cinco cubanos pidió asilo en la frontera para evitar ser deportados a Cuba y terminaron detenidos en un centro migratorio según reporto El Nuevo Herald.


Los cinco cubanos se entregaron a las autoridades estadounidenses en el puente internacional que enlaza a Laredo, Texas, con su ciudad hermana en México, y dijeron que preferían arriesgarse y quedar detenidos por Inmigración que regresar a Cuba.

Todos argumentaron que eran perseguidos en Cuba y temían por sus vidas al regreso a Cuba, los agentes que primero los entrevistaron les ordenaron ponerse en fila para llevarlos al centro de procesamiento y de ahí a una cárcel migratoria.

Agentes trataron de asustar a los cubanos asegurándoles que podrían pasar años en el centro de detención.


Según estadísticas de Aduanas y Protección Fronteriza, 34,600 cubanos entraron por Texas en el año fiscal 2016, a través del sector de Laredo.