Los funcionarios dicen que una playa de Florida ha sido cerrada después de dos aparentes ataques de tiburón a solo minutos uno del otro.

Fernandina Beach, al noreste de Jacksonville, estaba cerrada a los nadadores el viernes por la tarde.

El jefe de bomberos de Fernandina Beach, Ty Silcox, dijo que un hombre de 30 años y un niño de 17 años fueron mordidos en los pies. Ninguna de las dos víctimas tuvo una idea clara de lo que los mordió. Afortunadamente sus heridas no representan un peligro para sus vidas.

Dustin Theobald le dijo a los paramédicos que estaba navegando con su hijo de 8 años alrededor de las 3:30 p.m. cerca de Seaside Park. El jugador de 30 años pateó lo que pensó que era un tiburón nodriza o un tiburón punta negra para que desapareciera cuando lo mordieron.


«Yo estaba metido en dos metros de agua, o menos, tumbado boca abajo, mirando a mi hijo jugar en las olas y sentí que algo me agarraba del pie y tiraba», relató Theobald a la estación de televisión local WJXT más tarde en la noche desde la cama del hospital. «Busqué mi pie. Puse mi mano sobre su cabeza, probablemente medía 4-5 pies (de largo), y cuando lo hice, sacudió dos veces, me soltó y se fue «.

Theobald dijo que no sintió el dolor por la mordida del tiburón hasta que llegó al hospital.

«Podría tener algún daño en el tendón», dijo Theobald. «Pero está cortado, es malo. Son laceraciones de 4 pulgadas en la parte superior e inferior», añadió refiriéndose al pie.

Las autoridades posteriormente respondieron a otro aparente ataque a solo una milla al sur, donde un niño de 17 años también fue mordido en los pies.

Silcox dijo que han pasado varios años desde que se reportaron ataques de tiburones en el área.

Equipos especiales continuarán monitoreando el agua para los tiburones y reabrirá la playa una vez que se considere segura.