Oficiales de la policía en Broward esposaron al dueño de un gimnasio tras haber recibido varias advertencias sobre el uso obligatorio de mascarillas faciales en los negocios locales.


Michael Carnevale es el propietario de Fitness 1440, un gimnasio abierto las 24 horas en 7067-A W. Broward Blvd., en Plantation, que recientemente recibió varias advertencias de violaciones de las nuevas pautas para prevenir la propagación de la pandemia de Covid-19.

Carnevale estaba impugnando la decisión de las autoridades de cerrar su gimnasio el lunes cuando fue arrestado. Dijo que estaba permitiendo que sus miembros elijan si deben usar o no una máscara facial durante los entrenamientos.

«Si todo esto se trata realmente de salud, aquí es donde nos estamos metiendo en algunas aguas turbias porque no veo cómo puedo hacer que mis clientes usen una máscara mientras están en una cinta o mientras hacen ejercicio», dijo Carnevale.

En el gimnasio de Carnevale no hay señalización de uso obligatorio de máscaras, las personas hacen ejercicios sin ellas y sin guardar la distancia social. Es posible que algunos de los miembros del gimnasio no sepan que están propagando la enfermedad. Y al hacerlo, las autoridades creen que están arriesgando la vida de los residentes más vulnerables.

Carnavale puso la semana pasada una demanda contra el condado por la medida de la máscara. El y un grupo de personas se reunieron afuera del tribunal para protestar la medida con la que están en total desacuerdo.


Según los CDC, la enfermedad se transmite principalmente de persona a persona a través de las gotas respiratorias cuando alguien habla, tose o estornuda.

«No estamos indefensos contra COVID-19», dijo el director del CDC, Dr. Robert R. Redfield, en un comunicado el 14 de julio. «Las cubiertas de tela son una de las armas más poderosas que tenemos para frenar y detener la propagación».