Trabajadores, autoridades policiales y aeroportuarias, se reunieron en el área de recogida de equipajes de la terminal 2, donde hace aproximadamente una semana, Esteban Santiago, inició un tiroteo que dio muerte a cinco personas e hirió a otras seis. Esta área reabrió hoy tras una breve ceremonia en honor a las víctimas del suceso.

Barbara Sharief, la alcaldesa del condado Broward, donde está enclavado el aeropuerto, leyó los nombres de los cinco fallecidos, en cuyo homenaje se colocaron cinco rosas blancas y significativamente, más tarde, el público comenzó a dejar ofrendas.

“Es difícil de entender y aceptar que cinco personas inocentes perdieron la vida por un acto de maldad sin sentido”, expresó visiblemente emocionada Sharief.

El autor del atentado, que ha sido acusado de distintos cargos federales que podrían implicar la pena de muerte, indicó a las autoridades que planificó el ataque y vino desde (Alaska), hasta Fort Lauderdale para llevar a cabo el tiroteo. Santiago, presumiblemente tiene trastornos psicológicos.


El último comunicado del hospital Broward Health Medical Center, señala que aún están hospitalizados tres heridos, dos de ellos heridos de bala.