Hasta el 2016 los cubanos eran la séptima población mas grande en Estados Unidos con 1.3 millones viviendo en varias ciudades pero principalmente en el condado de Miami-Dade.


La migración a gran escala desde Cuba comenzó después de la Revolución cubana en 1959, cuando Fidel Castro lideró el gobierno comunista de la isla y el derrocamiento del régimen de Fulgencio Batista. La población cubana en los Estados Unidos creció casi seis veces en una década, de 79,000 en 1960 a 439,000 en 1970 hasta llegar a 1.3 millones de cubanos en el 2016.

Estados Unidos es el hogar de la mayor cantidad de cubanos en el exterior. Otros destinos populares incluyen España (125,000), Italia (33,000), México (18,000), Alemania y Canadá (15,000 cada uno) y Puerto Rico (13,000), según estimaciones de mediados de 2015 de la División de Población de las Naciones Unidas.

Dentro de los Estados Unidos, la población cubana está concentrada, con un 78 por ciento viviendo en Florida en 2011-15. Los otros dos principales estados de residencia sob Nueva Jersey y California, que representan el 4 por ciento y el 3 por ciento de los inmigrantes cubanos, respectivamente.

De manera similar, los cuatro principales condados por concentración estaban todos en Florida: Miami-Dade, Broward, Hillsborough y Palm Beach. Juntos, estos condados representaron alrededor del 68 por ciento de todos los inmigrantes cubanos en los Estados Unidos.

Los inmigrantes cubanos también están muy concentrados por ciudad: en el período 2011-2015, el 64 por ciento vive en el área metropolitana de Miami. El área metropolitana de Nueva York quedó en segundo lugar, con un 6 por ciento.


Fuente: Migration Policy



Dominio del Inglés

Es mucho menos probable que los inmigrantes cubanos dominen el inglés y hablen inglés en sus hogares que la población general de extranjeros en Estados Unidos. En 2016, alrededor del 64 por ciento de los cubanos de 5 años o más informaron de un dominio limitado del inglés, en comparación con el 49 por ciento del total de la población nacida en el extranjero. Aproximadamente el 5 por ciento de los cubanos solo hablaba inglés en el hogar, frente al 16 por ciento de otros inmigrantes.

Edad, educación y empleo

En 2016, los cubanos tenían una edad media mucho mayor que la de las poblaciones nacidas en el extranjero y en los Estados Unidos: Cincuenta y tres años, en comparación con 44 años y 36 años, respectivamente. Esto se debe en gran parte al número desproporcionadamente alto de personas mayores cubanas. El 28% de los cubanos tenían 65 años o más, frente al 15% de las poblaciones en general, tanto extranjeras como nativas. Mientras tanto, los inmigrantes cubanos eran más propensos que los nacidos en el país, pero menos propensos que el general nacido en el extranjero a estar en edad de trabajar



En general, los cubanos tienen niveles más bajos de logro educativo en comparación con el total de las poblaciones extranjeras y nacidas en los Estados Unidos. En 2016, el 22 por ciento de los adultos cubanos de 25 años y más tenían una licenciatura o más, en comparación con el 30 por ciento de la población total de inmigrantes y el 32 por ciento de la población nativa.

Los inmigrantes cubanos participaron en la fuerza de trabajo a un ritmo menor que el total de las poblaciones extranjeras y nacidas en los Estados Unidos, debido en parte a la mayor proporción de cubanos ancianos. En 2016, alrededor del 58 por ciento de los cubanos de 16 y más años pertenecían a la fuerza de trabajo civil, en comparación con el 66 por ciento y el 62 por ciento de todos los inmigrantes y los nativos, respectivamente. En comparación con los inmigrantes en general, los cubanos tenían más probabilidades de ser empleados en ventas y trabajos de oficina, así como en las ocupaciones de producción, transporte y movimiento de materiales.

Ingresos y pobreza

Los inmigrantes cubanos tenían ingresos significativamente más bajos en comparación con el total de las poblaciones extranjeras y nativas. En 2016, los hogares encabezados por un inmigrante cubano tenían un ingreso medio de $ 39,000, en comparación con $ 54,000 y $ 58,000 para los hogares de inmigrantes y nativos, respectivamente.

En 2016, las familias cubanas vivían en la pobreza al mismo ritmo que las familias de inmigrantes en general, alrededor del 15 por cient. En contraste, aproximadamente el 9 por ciento de las familias con un jefe de hogar nacido en los Estados Unidos.