Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) están advirtiendo a los consumidores en EE. UU. que no coman, sirvan ni vendan papayas frescas de la marca Cavi porque «probablemente son la fuente» de un brote de salmonela.


El anuncio de los CDC se produce el viernes cuando la agencia está investigando un brote multiestado de infecciones por salmonela que ha afectado a 71 personas en ocho estados desde el 14 de enero. La mayoría de las enfermedades se han producido desde abril, dijo la agencia.

Hasta el momento, 27 personas han sido hospitalizadas y no se han reportado muertes, según los CDC. Los estados, según el CDC, incluyen Connecticut, Florida, Massachusetts, Nueva Jersey, Nueva York, Pensilvania, Rhode Island y Texas.

La advertencia de los CDC reemplaza a una de junio, donde la agencia recomendó a los consumidores que eviten todas las papayas importadas de México.

«La evidencia epidemiológica y de rastreo indica que las papayas frescas de la marca Cavi son una fuente probable de este brote», dijeron los del CDC.


La agencia dice que los restaurantes, minoristas y otros proveedores de servicios de comida no deben vender ni servir papayas de la marca Cavi, que son distribuidas por Agroson’s, LLC, de Bronx, Nueva York.

Agroson no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios de CNN.