Tomó dos horas para que los cazadores de caimanes en Parrish, Florida, enfrentaran a un enorme cocodrilo de 12 pies y 500 libras que estaba al acecho en una vía fluvial.


El cocodrilo, que fue atrapado el miércoles, estaba «amenazando» a los buzos que estaban trabajando en un proyecto privado en el canal, informó WKMG-TV.

Uno de los cazadores, Jim Cutway, dijo a la estación de noticias que los buzos notaron por primera vez al cocodrilo mientras estaban bajo el agua. Rápidamente salieron y pidieron ayuda.

«Los buceadores tenían menos de 5 pies de visibilidad, y sabían que él estaba allí», dijo Cutway a WKMG-TV.

«El cocodrilo estaba muy cerca de ellos. Los estaba molestando», agregó.


Cutway, con la ayuda de un cazador de la Comisión de Conservación de la Vida Silvestre y la Pesca de Florida, luego trabajó para capturar y tirar al gran animal a la orilla, lo que, según informes, duró unas dos horas.

Fue un «trabajo de larga duración», dijo Cutway, y agregó que el reptil era un «gran torbellino, muy fuerte».

Finalmente, el animal fue capturado y llevado a una granja de cocodrilos en la costa este de Florida, informó WKMG-TV.