El congresista cubanoamericano está pasando sus últimos días en el Congreso después de perder las elecciones de medio término. Desde Washington analizó las causas de su derrota.


“Creo que el factor principal en mi carrera fue el gasto”, dijo Curbelo. “Mi contrincante gastó mucho más que yo y muchos de los electores que votaron, especialmente a última hora, votaron por todos los candidatos demócratas. Yo diría que esa fue la diferencia. La ola de publicidad política y ataques funciona, a pesar de que todos dicen que lo rechazan”.

La campaña de Mucarsel-Powell quien fue la ganadora por este distrito comenzó a gastar $1 millón a la semana en anuncios políticos relacionados con los servicios médicos y mantuvieron ese ritmo hasta el 6 de noviembre. 

“La narrativa nacional en las últimas semanas de la campaña fue muy negativa en términos del tema de la inmigración, lo que se habló sobre el derecho a la ciudadanía por nacimiento, el circo sobre la caravana [de migrantes procedente de Centroamérica”, dijo Curbelo. “Con todo esto, la idea de que la política es local es cada vez menos cierto. Yo pude preservar mi identidad, pero no entre la cantidad suficiente de electores, especialmente ante la diferencia del gasto entre las campañas”.

Curbelo no quiso ayuda de Trump en las elecciones, algo que el presidente le sacó en cara después que perdiera las elecciones.

Curbelo dijo que el Partido Republicano tiene que comenzar a prepararse para después de la era de Trump.


“El partido tiene que entender que para defender un gobierno limitado y de libre empresa, el trumpismo no es el futuro de tal partido”, dijo Curbelo. “Todos tienen que entender que el capítulo posterior a la era de Trump tiene que comenzar a escribirse ahora. No importa cómo la Casa Blanca o los demás desean presentarlo, puesto que Donald Trump ha dominado la política republicana y los republicanos han perdido 47 escaños en la Cámara”.