Michael Freshko, un exagente de la policía de Miami-Dade que trabajaba en el Miami International Aiport, deberá cumplir una condena de cuatro años tras haber sido declarado culpable por utilizar su puesto para permitir el contrabando de armas hacia República Dominicana, reporta El Nuevo Herald.

Según declaró la fiscalía, el individuo dejaba pasar las armas por los controles de seguridad para pasajeros y después las entregaba a un cómplice que las guardaba con el equipaje de mano y se las entregaba a alguien más en República Dominicana.

Freshko logró contrabandear al menos seis armas de fuego, entre ellas cuatro pistolas Glock de nueve milímetros, un rfle Sig Sauer 5.56 y una pistola de la misma marca.

El tráfico de armas venían efectuándose desde el año 2012, solo dos años después de que el hombre, de 48 años, fuera ascendido a sargento.