El candidato demócrata Julián Castro emergió como un fuerte contendiente en las primarias de su partido después del primer debate televisado ayer por la cadena NBC.


Castro, el único hispano entre los 20 demócratas que aspiran a ganar la nominación salió airoso en varios de los temas principales que se trataron en la noche.

Su plan para despenalizar el cruce de la frontera de los Estados Unidos a inmigrantes sin documentos fue uno de los más aplaudidos y acapara titulares en la prensa estadounidense.

«Quiero desafiar a todos los candidatos en esta etapa para apoyar la revocación de la Sección 1325», dijo, refiriéndose a la ley que permite a las autoridades federales acusar a los migrantes de un delito penal por cruzar la frontera de Estados Unidos sin documentos.

Castro, quien hasta el momento era uno de los últimos en la mayoría de las encuestas primarias, no ha recibido mucha atención en este punto. Pero el miércoles, fue el tercero más tuiteado de los candidatos en el escenario, después de los senadores Elizabeth Warren y Cory Booker.


Sobre Cuba Julián Castro apoya el acercamiento impulsado por la administración Obama como una forma de lograr el cambio en la isla.