En el sur de Florida, cientos de miles de choferes conducen vehículos automotores con las bolsas de aire defectuosas, que lejos de servir de protección, que fue para lo que se diseñaron, podrían convertirse en armas letales al explotar y expedir a gran velocidad todo tipo de restos y escombros dentro del automóvil con peligro para la vida de los pasajeros.

El miércoles en Miami se reunieron autoridades comunitarias y del municipio, para llevar a cabo una iniciativa para informar del citado problema, en los condados de Broward y Miami Dade.