El vicepresidente ejecutivo y jefe de Asuntos Internacionales de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, Myron Brilliant, informó que dicha entidad continuará en la lucha para eliminar «las políticas anticuadas» que ponen freno al desarrollo de los pueblos de ambas naciones.


La declaración tuvo lugar horas después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunciara este viernes en Miami «un nuevo giro» en la política norteamericana hacia la nación caribeña.

Brilliant expuso que el Consejo empresarial Estados Unidos-Cuba de dicha Cámara trabaja con el Congreso norteamericano y sectores públicos y privados de ambos países.

El objetivo de este trabajo, dijo, es «eliminar barreras al comercio, crear empleos y favorecer el crecimiento a nivel bilateral».

La Cámara de Comercio de los Estados Unidos es la federación de negocios más grande del mundo y «representa los intereses de tres millones de empresas, agrupaciones locales y estatales y asociaciones industriales».