La cadena hotelera Marriott International sería la empresa que más perdería si el Presidente Trump elimina la posibilidad de que empresas estadounidenses hagan negocios con empresas en manos de militares cubanos.

El intenso cabildeo de esa cadena hotelera, refleja su preocupación ante los cambios que se espera anuncie el Presidente.

Según el sitio digital freebeacon.com en el primer trimestre de este año Marriot gastó $260 mil en cabildear a favor de los viajes a Cuba, de un total de $670 mil previsto para todo este año. La cifra gastada en el pasado trimestre es la mayor de los dos últimos años para el mismo período, dijo la publicación citando cifras oficiales.

El pasado año la Administración Obama otorgó a Starwood, subsidiaria de Marriot, una licencia para operar un hotel en La Habana.


Aunque el Departamento del Tesoro no ha revelado los detalles de esa licencia, Starwood Hotels and Resorts Worlwide, administra el Hotel Quinta Avenida, propiedad del conglomerado militar cubano, bajo el nombre de Four Points de Sheraton.

Starwood tiene acuerdos para operar otros con hoteles propiedad del gobierno cubano, que no pertenecen al grupo militar, pero los trabajos en los mismos no han comenzado.

Cualquier cambio en la política hacia Cuba podría presionar a Starwood a “modificar o renunciar” a sus acuerdos con los militares cubanos, dijo John Kavulich, presidente del Consejo de Negocios EE.UU-Cuba.