Un jovencito de 14 años del municipio de Diez de Octubre en La Habana está en paradero desconocido desde el pasado viernes. Así confirmó su familia a Diario de Cuba asegurando que la policía cubana no presta el debido interés al caso.

El adolescente fue identificado como Yosvany Villar Ávila.


«Estaba jugando en la esquina de la casa y desapareció», dijo al citado medio su madre Airobis Ávila Pérez. «Estaba vestido con un short negro, pullover carmelita oscuro y zapatos colegiales. Tiene el pelo negro con iluminaciones», añadió.

Yosvany cursa el séptimo grado y acude a una escuela especial becada en Caimito porque según su madre tiene algunos problemas psicológicos.

Tanto su madre como su abuela no saben que pensar, ya que dicen que viven en un barrio tranquilo y que el niño no es de meterse en casa de nadie.

Su madre presentó una denuncia, pero tuvo que hacerlo en la Policía de Caimito porque es ahí donde tiene el menor su dirección registrada, y no se la aceptaban en otras unidades policiales.


«Estoy desesperada. Yo estoy casi recién parida de jimaguas y solo quiero que mi niño aparezca sano y salvo, que termine pronto esta pesadilla», dijo la madre de siete. Tanto ella como la abuela creen que la Policía no le está prestando el debido interés al caso.

«La primera persona que viene a mi casa para saber qué pasó es usted», dijo al periodista. «Mi nieto tiene que aparecer, lleva cuatro días ausente y no vamos a descansar ni un segundo hasta encontrarlo».