«No he recibido un contrato válido por el promotor ganador (de la subasta) o de la Federación Internacional del Boxeo (FIB)», publicó Sullivan Barrera en su cuenta de Twitter. «No he visto ni firmado nada. Quiero pelear, pero parece que alguien está mintiendo o jugando juegos».


Desde que se anunciara de parte de Ivon Michel, manager de Artur Beterbiev, que Barrera estaba listo para enfrentar a su boxeador el 21 de abril en Miami, la noticia se ha esparcido por todas partes, a pesar de los reclamos del campamento del cubano.

De acuerdo con fuentes cercanas al guerrero de Guantánamo, no existe ninguna negativa a medirse a Beterbiev, pero desea hacer las cosas de manera correcta, con un contrato en firme y con todas las de la ley.

Michel, por su parte, estalló al leer el mensaje de Barrera.

«Habla con tu promotora Main Event, o como ellos dicen, con tu manager», respondió un molesto Michel en redes sociales. «He terminado contigo y con tus malas costumbres».


El conocido empresario canadiense había ganado el 2 de febrero en una subasta los derechos para efectuar el choque contra Barrera por la Federación Internacional del Boxeo (FIB).

Desde su cuartel general en Quebec, Michel sometió una cifra de $251,000 en la subasta bajo el nombre de Beterbiev, mientras que la entidad de Barrera, Main Events, presentó un cheque algo superior a los $181,000.

Pero justo antes de la fecha límite del 17 de febrero para presentar un contrato, fue que Barrera y su manager Luis Molina recibieron un potencial pacto, donde se estipulaba que el lugar y la fecha podrían cambiar de acuerdo con el organizador.

Molina sabía que un acuerdo así no estaba alineado con el resultado de la subasta, que le cedía a Michel los derechos de organizar a él la pelea, y la promotora de Barrera, Main Event, tampoco presentó un acuerdo concreto relacionado con el choque, sino otro relacionado con sus intereses alrededor del púgil.

«No hay contrato firmado por la FIB, que es el organismo más serio en el boxeo, ni por Michel, quien debía organizar el evento», afirmó una fuente cercana a Barrera. «Cuando se hagan las cosas como deben ser, no habrá problemas en pelear con Beterbiev».

De acuerdo con los esquemas de las subastas en el boxeo, la bolsa debe ser dividida en un porcentaje de 75-25 en beneficio del boxeador cuyo equipo ofreció la suma mayor, de modo que Beterbiev ganaría $188,250, mientras que Barrera se llevaría $62,750.