El joven cubano que fue rescatado en el mar luego de diez días en una precaria embarcación, fue dado de alta del Jackson Memorial Hospital en Miami a donde fue enviado para recibir asistencia médica.

A su salida, Julio César Capote de 20 años dio declaraciones a varios medios locales.


«Pensé en muchas cosas», dijo. “Pensé: ‘¿Voy a lograrlo? ¿Voy a morir? ¿Qué me va a pasar? ‘Pensé en muchas cosas «, dijo el joven cubano que se lanzó al mar en compañía de su tío, un amigo y una amiga, hermanos entre sí.

Capote dijo que el calor del sol era insoportable y les pelaba la piel. Añadió que a la chica que los acompañaba se le caían las uñas y que su hermano estaba tan deshidratado que empezó a toser sangre.

“Empieza el sol a quemarnos y a la muchachita junto con el hermano se le empiezan a caer las uñas, a despellejársele las manos a quemársele todas las costillas y ella dice no aguanto más y se tira al agua con el hermano. El hermano estaba peor que ella, desde que salió estaba vomitando deshidratado, vomitaba sangre y todo”, dijo Capote a Telemundo51.

En ese momento, se quedaron en la balsa él y su tío, otro chico joven casi de su misma edad.


Capote contó que un trozo de la balsa se despegó y que su tío se tiró para agarrarla, pero la corriente se lo llevó y no supo más de él.

El joven dijo que había estado acostado solo en la balsa durante varios días y no estaba seguro de si iba a sobrevivir.

“Levanté la cabeza y vi un bote”, dijo. «Estaban grabando y les pedí ayuda».

Un hombre en el bote se acercó y le dio agua para beber. Las autoridades fueron notificadas, y se llevó a cabo su rescate.

En redes sociales circuló el video del rescate de Capote que ahora está en Miami con familiares que lo acogieron. Se desconoce hasta el momento cual será el futuro del joven que aún se recupera de la traumática travesía.